viernes, 21 de agosto de 2009

Que son las Pleyades

Las Pleyades, astronomia y la Biblia

En la mitología griega, las Pléyades (en griego Πλειας Pleias, ‘muchas’; Πλειάδες Pleiades, ‘hijas de Pléyone’; o Πελειαδες Peleiades, ‘hijas de palomas’) eran las siete hijas del titán Atlas y la ninfa marina Pléyone, nacidas en el monte Cileno. Son hermanas de Calipso, Hiante, las Híades y las Hespérides. Junto con las siete Híades eran llamadas Atlántidas, Dodónidas o Nisíadas, niñeras y maestras del infante Dioniso. Las Pléyades eran ninfas en el cortejo de Artemisa, compartían la afición por la caza de ésta, y como ella intentaban mantener su virginidad.
Existe cierto debate sobre el origen del nombre «Pléyades». Anteriormente se aceptaba que derivaba del nombre de su madre, Pléyone. Sin embargo, es más probable que provenga de πλεϊν, ‘navegar’, pues el grupo de estrellas homónimo es visible de noche en el Mediterráneo durante el verano, de mediados de mayo hasta principios de noviembre, lo que coincidía con la temporada de navegación en la antigüedad. Esta etimología fue reconocida por los antiguos, incluyendo a Virgilio (Geórgicas i.136–8).
Las Pléyades debieron haber tenido considerables encantos, pues varios de los más importantes dioses olímpicos (incluyendo a Zeus, Poseidón y Ares) mantuvieron relaciones con las siete hermanas celestiales, relaciones que inevitablemente acarrearon el nacimiento de varios hijos:
Maya, la mayor de las siete Pléyades, fue madre de Hermes con Zeus;
Celeno fue madre de Lico con Poseidón;
Alcíone fue madre de Hirieo con Lico;
Electra fue madre de Dárdano e Iasión con Zeus;
Estérope fue madre de Enómao con Ares;
Táigete fue madre de Lacedemón también con Zeus;
Mérope fue la única de las Pléyades que no mantuvo relaciones con los dioses.
En el cúmulo abierto de las Pléyades sólo seis de las estrellas brillan intensamente. La séptima, Mérope, lo hace débilmente porque está eternamente avergonzada de haber mantenido relaciones con un mortal. Algunos mitos también dicen que la estrella que no brilla es Electra, en señal de luto por la muerte de Dárdano, aunque otras pocas versiones dicen que se trata de Estérope.
Tras ser Atlas obligado a cargar sobre sus hombros con el mundo, Orión persiguió durante cinco años a las Pléyades, y Zeus terminó por transformarlas primero en palomas y luego en estrellas para consolar a su padre. Se dice que la constelación de Orión sigue persiguiéndolas por el cielo nocturno. Según otras versiones de la historia, las siete hermanas se suicidaron porque estaban tristísimas por la suerte que había corrido su padre, Atlas, o bien por la pérdida de sus hermanas, las Híades. Tras esto Zeus las inmortalizaría subiéndolas al cielo.
El poeta griego Hesíodo menciona a las Pléyades varias veces en su obra Trabajos y días. Dado que éstas son principalmente estrellas estivales, destacan prominentemente en el antiguo calendario agrícola. He aquí un consejo de Hesíodo:
Y si el anhelo te lleva a navegar en mares tormentosos,cuando las Pléyades huyan del poderoso Orióny se hundan en las brumosas profundidadesy todos los borrascosos vientos rujan,no sigas entonces con tu barco en el oscuro marsino, como te pido, recuerdo trabajar en tierra.
Entre la gran cantidad e cúmulos estelares que posee nuestra Galaxia, sean visibles a simple vista o no, merecen destacarse las Pléyades o las Siete Cabras. Este último nombre proviene de que el cúmulo presente ante la visión a ojo libre, a los siete componentes, los más luminosos, aunque en total sobrepasan los 150, que alcanzan los más débiles a un brillo equivalente a la magnitud 10ª.El Hombre ya conoce a este agrupamiento desde la más remota Antigüedad y se lo nombra en algunos pasajes de la Biblia, siendo el único caso de mención dentro de las Sagradas Escrituras, en lo que agrupaciones estelares se refiere.Visibles a simple vista en el Hemisferio Sur, en plena época de verano, las Pléyades se ubican dentro de la constelación zodiacal de Tauro o Toro, no lejos de la posición que ocupa su estrella principal, la rojiza Aldebaran, que significa “la que precede a las Pléyades”.

Este grupo estelar, formado por más de 150 componentes, como se dijo, se encuentra a unos 400 años-luz de la Tierra, enclavado en uno de los brazos espirales de la Vía Láctea, uno de los más exteriores. El estudio visual, espectroscópico y fotográfico, coinciden en señalar que están integradas por estrellas de gran luminosidad y elevada temperatura, clasificadas como estrellas jóvenes. En efecto, de acuerdo con la evolución estelar y la mecánica celeste, se estima que el grupo se formó en el núcleo de una gran masa de gas de hidrógeno mezclado con polvo cósmico, en épocas relativamente recientes, dado que parecen ser mucho más jóvenes que nuestro propio Sol. La fotografía astronómica nos muestra aún la presencia del gas hidrógeno original pues las siete estrellas se hallan sumergidas en nebulosidades que se manifiestan ostensiblemente en las placas fotográficas. La estrella principal conocida como Alcione, merece llevar una de las letras griegas que corresponde a la Constelación, Theta Tauro, siendo éste el único caso en el cual una estrella de cúmulo posee una denominación de este tipo. La espectroscopia nos señala que las siete estrellas más importantes y visibles a ojo libre, son de la clase espectral A y B, que tienen como cualidad principal la coloración blanco-azulada, alta temperatura, y sobre todo, enorme velocidad de rotación sobre su eje. Esta particularidad hace que la enorme fuerza centrífuga generada, provoque la expulsión de materia de la estrella en su zona ecuatorial, dispersándose luego la misma en el espacio.Los astrónomos denominan a estas estrellas como “variables eruptivas” y dentro del Grupo de las Pléyades, la conocida como Pleione, esta estrella, en períodos no regulares, arroja parte de su atmósfera al espacio, y como consecuencia de ello, eleva bruscamente su luminosidad, luego de un tiempo, su luminosidad baja nuevamente a sus niveles originales. Los científicos creen que la estrella, luego de un tiempo, vuelve a reponer la materia eyectada, manteniéndose así constante el ciclo de erupciones. Hasta el presente no son muchas las estrellas eruptivas que el hombre conoce. Entre ellas podemos citar a Próxima de Centauro, la estrella más cerca de la Tierra y que no es visible a simple vista por su baja luminosidad. La gran juventud del Cúmulo, como también las características notables de sus integrantes, hace que la Astronomía moderna lo utilice como patrón para el estudio no sólo de los cúmulos estelares de su tipo, sino también para conocer mejor las diversas situaciones que reinan en las estrellas que lleva al final a dilucidar el inquietante y someter latente problema de la evolución estelar. La Biblia y las Pléyades
“¿Eres tú quien mantiene juntas las Pléyades y separadas las estrellas del Orión? ¿Eres tú quien saca a su hora al Lucero de la mañana? ¿Eres tú quién guía a las estrellas de la Osa Mayor y de la Osa Menor? ¿Conoces tú las leyes que gobiernan al Cielo? ¿Eres tú quien aplica esas Leyes a la Tierra?"
JOB 38:31-33
Los hombres del Antiguo Pueblo de Dios eran sabios observadores del cielo, su conocimiento es superior al hombre medio de hoy. Ellos conocían el cielo, palmo a palmo, porque cobraron conciencia de que era un cielo que el Creador les había dado para que disfrutar de su belleza.El escritor del libro de Job, que citamos, pone en boca de Dios este reproche a nuestro querido y suficiente amigo Job. Nuestros viejos amigos bíblicos conocían a las estrellas nombre por nombre. El profeta Amós incitando a su pueblo a que busque al Señor que hizo a las Pléyades y a Orión, que convierte la noche en día y el día en noche oscura. Quien hace que Tauro brille tras Capricornio y que se meta después con Arturo. (AMOS 5: 8-9).Un astronauta que estuvo en la Luna pensó ¿Qué hombre pudo viajar más alto? Sin embargo, a su regreso a la Tierra siendo él un hombre que buscaba en toda circunstancia importante de su vida tratar de comunicarse con el Creador, recibió este mensaje: TU VUELA AUN MÁS ALTO. ¿Volar más alto? Acaso no podía él estar orgulloso de ser uno de los pocos mortales que tuviera el privilegio de realizar5 el vuelo más alto que aún haya podido realizar la raza humana.Sin embargo, la orden de parte de Dios para él era TU, VUELA AUN MÁS ALTO; y este astronauta ha fundado un movimiento espiritual que va por todo el mundo predicando USTEDES VUELEN MAS ALTO.
Tú, amigo navegante, ¿No será que Tu Creador también a ti te ha estado diciendo en este tiempo que MIRES MAS ALTO?. ¿No será que Dios te tiene reservado revelaciones de las cosas QUE ESTÁN ARRIBA? ¿No será que estás privando al pueblo de Dios te tiene reservado revelaciones de las cosas QUE ESTÁN ARRIBA? ¿No será que estás privando al pueblo de Dios de esas revelaciones que SOLAMENTE A TI, Él te dará porque hace tiempo Él te esta diciendo TU TAMBIÉN MIRA MAS ARRIBA?. No será, amigo, que es también para ti este casi tres veces milenario mensaje de aquel humilde vocero y mensajero de Dios, profeta Amós: BUSCA AL QUE HACE LAS PLÉYADES. Buscad no al que hace cualquier cosa, sino que buscar al que creó a Las Pléyades.Estará en tus manos el desentrañarlo si tú también en este tiempo te dispones de tiempo y TU TAMBIÉN MIRAS MAS ARRIBA.
Ezequiel fue otro que miró hacia arriba y entonces dijo
“Yo, el sacerdote Ezequiel, hijo de Buzi, estaba a orillas del río Quebar, en Babilonia, entre los que habían sido llevados al destierro. En esto se abrió el cielo y vi a Dios en Visión. El Señor puso su mano sobre mí. Entonces vi que del Norte venía un viento huracanado y de una gran nube salía un fuego como de relámpagos, en su derredor había un fuerte resplandor. En medio del fuego brillaba algo semejante a metal bruñido y en el centro mismo, había algo parecido a CUATRO SERES CON ASPECTO HUMANO... Los seres iban y venían rápidamente como si fueran relámpagos. Miré aquellos seres y vi que en el suelo, al lado de cada uno de ellos, había una rueda. Las cuatro ruedas eran iguales, y por la manera en que estaban hechas brillaban como topacio. Parecía como si dentro de cada rueda hubiera otra rueda. Podía avanzar en cualquiera de las cuatro direcciones sin tener que volverse. Vi que las cuatro ruedas estaban llenas de aros y que en su alrededor, había como muchos ojos.”
EZEQUIEL l : l-18.
Increíble, pero el profeta Ezequiel parece un moderno ovnílogo narrando un caso actual de contacto, con su lenguaje poético de aquella época. El ingeniero Blumritt de la NASA hizo un dibujo, basado en las expresiones del Profeta y parece un OVNI FOTOGRAFIADO DE LA ACTUALIDAD. Y en la Biblia también se habla que sobre los ejércitos de la Tierra hay ejércitos de los Cielos, y por sobre todo, carros de fuego, celestiales. Y los ángeles, son seres celestiales que han traspasado la atmósfera, han viajado a través de los planetas y han venido desde donde Dios mismo está. Mensajeros Celestiales es la auténtica traducción de la palabra Ángel y la pregunta que nos hacemos surge sola ¿De donde provienen tales seres y hacia donde se dirigían luego de cumplida su misión? Los pastores judíos MIRARON HACIA EL CIELO y vieron una multitud de seres celestiales que anunciaban HA NACIDO UN SALVADOR. A TODOS LOS HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD: PAZ. También Jesús enfrentando a los ejércitos romanos les dijo:
PUEDO HACER QUE DESCIENDAN DOCE LEGIONES DE MENSAJEROS CELESTIALES CIERTAMENTE MUCHOS MÁS PODEROSOS QUE USTEDES.
Para pensar, para reflexionar para MIRAR HACIA ARRIBA. Y Arriba están LAS PLÉYADES, como la gran incógnita de todos los tiempos.


LAS SIETE IGLESIAS Y LAS PLÉYADES

Apocalipsis 1:16 Y tenía en su diestra siete estrellas…

¿Guardan relación las Pléyades con las siete estrellas que estaban en la diestra de Yeshúa haMashíaj?
El significado de esta simbología se depositó en Apocalipsis, en el preludio de los mensajes a las siete iglesias se anticipa:
Apocalipsis 1:19 Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de éstas.
20 El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y los siete candeleros de oro. Las siete estrellas son los ángeles de las siete Iglesias; y los siete candeleros que has visto, son las siete Iglesias.

Las Pléyades
Las Pléyades llamadas popularmente "las Cabrillas" son un grupo de estrellas ubicadas dentro de la constelación de Tauro, y unidas entre sí por la nebulosa que las envuelve. Las Pléyades son integradas por más de 400 estrellas según se ha descubierto últimamente, y son un cúmulo abierto muy especial para la observación astronómica, más atractivo que los grandes cúmulos, pues éstos suelen encontrarse a miles de años-luz de distancia, mientras que las Pléyades están sólo a 400 años-luz. A simple vista pueden percibirse entre 9 y 6 estrellas, bautizadas por los antiguos con los nombres de Atlas y Pleonia y con los nombres de las siete hijas de estos, conocidas en conjunto como las Atlántides: Alcyone, Electra, Mérope, Maya, Taigete, Astérope y Caleno.


Las Pléyades son estrellas muy jóvenes con una coloración blancoazulada. Su edad es de pocos millones de años, se piensa que nacieron después de la extinción de los dinosaurios, siendo estrellas que están en la infancia de su vida. Por su nombre, y por la cantidad de ellas que se pueden ver a simple vista, popularmente son consideradas como un conjunto de siete estrellas solamente.

PARA SIETE ÁNGELES


Las siete iglesias nombradas en Apocalipsis Son: Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia, y Laodicea. Cada una de ellas recibe una carta o un mensaje que en especial le ha escrito Yeshúa haMashíaj –Jesucristo-. Estas cartas son dirigidas específicamente al ángel que está en cabeza de cada congregación; teniendo en cuenta que justo antes de dar a conocer estos mensajes, Yeshúa revela que las siete estrellas que hay en su diestra son los siete ángeles de las siete iglesias, puede entonces representarse mediante una estrella, la ubicación de cada una de estas ciudades pertenecientes al Asia Menor, resultando un mapa estelar reflejado en aquella región geográfica.

Las estrellas ubicadas en el lugar correspondiente a cada una de esas siete ciudades en Asia Menor, no guardan la misma formación que integran las Pléyades para un observador desde nuestro mundo. Sin embargo al cambiar esta perspectiva al enfoque de un observador que estuviese por encima de las Pléyades …
Job 9:7 que manda al sol, y no sale; y sella las estrellas.
8 Él solo extiende los cielos, y anda sobre las alturas del mar.(El ‘mar’, así fue llamado el celeste influido por la rebelión) … desde aquella Altísima ubicación sobre las estrellas, también se observa nuestro sistema solar: la esfera amarilla en el trazo rojo de la órbita más amplia es nuestro sistema solar.

Bajo esta perspectiva se invierte la alineación de las Pléyades y comienza a asemejarse a la posición de las siete ciudades en el mapa de Asía Menor; y además reemplazando en este diagrama al ‘sol’ de esta constelación el cual es su estrella eje llamada Alción, por la posición que ocupaba con respecto suyo, nuestro sistema solar hace unos 2.000 años (que es la época en que Juan recibió la Revelación “Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de éstas.” ), se hallará entones una formación de estrellas completamente similar a la ubicación de las siete ciudades donde estaban las siete iglesias en Asía Menor.
Cual es esa relación directa de nuestro sol con Alción?
Los Astrónomos comprenden que pertenecemos a una rueda dentro de otra rueda entrelazante, sincronizada en una máquina de movimientos cósmicos que marcan tiempos en sus ciclos, información depositada en libros antiquísimos como el de Job en las Escrituras hebreas, y que a su manera también los Mayas y los Egipcios entendieron; porque tal como nosotros giramos en relación a nuestro paradigma solar inmediato, nuestro sistema galáctico entero se está moviendo actualmente en relación a la configuración mayor de las Pléyades, conocida ahora por los astrónomos como Messier 45 (M45).

Job 9:8 Él solo extiende los cielos, y anda sobre las alturas del mar.
9 El que hizo la Osa, y el Orión, y las Pléyades, y los lugares secretos del mediodía;

La rueda más grande es conocida como la Presesión de los Equinoccios, el período de tiempo que le toma a la Tierra para realizar un recorrido completo por las llamadas constelaciones del zodíaco. Lo que hace que parezca que el zodíaco se "retrasa" un signo cada 2200 años, o casi un grado cada 72 años, es el tambaleo de la tierra, o el axis del giro (en un ángulo), en un promedio de 12 signos en 26,000 años. Las Pléyades tienen un papel clave tanto en el Hemisferio Norte como en el Sur durante los Equinoccios y Solsticios establecidos por la Presesión.

Job 38:31 ¿Podrás tú atar los lazos de las Pléyades, o desatarás las ligaduras del Orión?
32 ¿Sacarás tú a su tiempo los signos (heb. Mazarot) de los cielos, o guiarás a la Osa Mayor con sus hijos?
33 ¿Supiste tú las ordenanzas de los cielos? ¿Dispondrás tú de su potestad en la tierra?

Que una visión sobre las Pléyades esté implícita en los mensajes a las siete iglesias habrá de servir para todo aquello que el Espíritu haya previsto, y se muestra como un mensaje en clave especialmente relacionado con los tiempos y las cronologías que acompañan lo profético.
En un ciclo que se repite cada 26.000 años nuestro sistema solar se alineará con la estrella Alción, es decir con el centro de las Pléyades, lo cual está calculado para Diciembre de 2.012.

Amós 5:8 miren al que hace las Pléyades (heb. Kimá) y el Orión, y las tinieblas vuelve en mañana, y hace oscurecer el día en noche; el que llama a las aguas del mar, y las derrama sobre la faz de la tierra; YeHoVaH es su nombre;

M45
(Pleiades - Alcyone Nebula)
Alcíone (η Tauri) es el nombre de una de las siete Pléyades (hijas de Atlas y Pléyone en la mitología griega), es la estrella eje de ese sistema, la estrella más brillante del cúmulo abierto de las Pléyades en la constelación de Tauro.
Isaías 30:26 Y la luz de la luna será como la luz del Sol; y la luz del Sol siete veces mayor, como la luz de siete días, el día que soldará el SEÑOR la quebradura de su pueblo, y curará la llaga de su herida.
y la luz del Sol siete veces mayor, como la luz de siete días…
Algunas cifras astronómicas de Alción:
Masa: 7 soles
Luminosidad:1400 soles ( 7x2000


LOS MAYAS Y LAS PLÉYADES
El Tzolk'in o calendario sagrado de los Mayas se basa en el ciclo de las Pléyades de 26,000 años, que lo reflejan con un ciclo de 260 días. Su año calendario comenzó cuando los sacerdotes Mayas marcaron la ascensión helíaca en el este, inmediatamente antes de que el Sol no deje ver las estrellas. Los Mayas creían que habían venido de las Pléyades o “Tzab-ek", su nombre en Maya. La relación entre los Mayas y las Pléyades se encuentra en los Libros Sagrados de los Mayas, en la conciencia de los abuelos y abuelas, que se los transmitieron. Los ancianos dicen que el Universo se inició en las Pléyades, Con el Telescopio Hubble, se descubrió hace unos diez años, que hay un lugar donde nacen las estrellas en una espiral que se origina en las Pléyades, afuera de ésta espiral no hay nada. En coordinación con la precesión galáctica, los Mayas también miraban la precesión del tiempo a través de las Pléyades. Alción, la estrella central se localiza a 30° de Tauro, cerca de la constelación de Orión. Alción, en Tauro, representa a la diosa tierra. Alción figura prominentemente en la astronomía Maya, ellos creían que era el hogar de sus ancestros y se refieren a ellas como a las Siete Hermanas. El Sol se alinea con Alción cada 52 años. En la cosmología Maya la presesión de las Pléyades se sigue usando la Rueda Calendárica de 52 años con una ceremonia de fuego. En el sitio del Preclásico temprano de Ujuxte, en la costa Pacífica de Guatemala, la plaza central tiene un alineamiento que coincide con las Pléyades. En la Guatemala actual se usa a las Pléyades para las cosechas.
Los mayas, para conocer las horas nocturnas se guiaban por Venus y la constelación de Las Pléyades. Debe tenerse en cuenta que hace 13.000 años, la posición de las estrellas no era como en la actualidad. En esa época, Vega (utilizada como Estrella Polar) se hallaba a sólo 6 grados del Polo norte y Aldebaran, de Las Pléyades, a 56 grados. Estos datos se encuentran grabados en un mapa celeste hallado en las cavernas de Bohistán al igual que una línea punteada uniendo el Planeta Venus con la Tierra.
Los mayas, manejaron una larga serie de calendarios combinados entre el Sol y los planetas; su conocimiento les permitió la orientación de sus monumentos; cada centro ceremonial corresponde a la posición del Sol, la Luna, Las Pléyades, la Estrella Polar del Norte (Vega) y a la Vía Láctea.- Un período de 9 días.- Un período de 13 días formando un signo; 20 de estos signos formaban un ciclo de 260 días.- Un período de 20 días que origina el año solar.- Un año “venusiano” de 584 días.- Un ciclo de 8 años solares o 5 venusianos.- Un período de 13 años solares relacionado con los puntos cardinales.- Un ciclo de 13 años venusianos.- Un ciclo de 20 años solares o 7.200 días (Katun).
Por encima de éstos un grupo de ciclos mayores:
- Un período de 52 años.- Un ciclo de 104 años.- Un ciclo de 394 años o 144.000 días.



QUÉ ES EL CINTURÓN DE FOTONES?
Isaías 30:26 Y la luz de la luna será como la luz del Sol; y la luz del Sol siete veces mayor, como la luz de siete días, el día que soldará el SEÑOR la quebradura de su pueblo, y curará la llaga de su herida.27 He aquí que el nombre del SEÑOR viene de lejos: su rostro encendido, y grave de sufrir; sus labios llenos de ira; y su lengua, como fuego que consume.
Una banda o cinturón de fotones, fue descubierta en el espacio exterior en 1961, por medio de los nacientes instrumentos satelitales. Actualmente nos movemos hacia las Pléyades (Las Siete Hermanas), distantes unos 400 años luz de la tierra. En este grupo de estrellas se basan las mitología de muchos pueblos, entre ellos: Los Dioses Griegos; La Era o Tiempo del Sueño Australiano; La Mitología China; etc.
A lo largo del tiempo, varios astrónomos famosos han realizado estudios y cálculos minuciosos sobre las Pléyades, habiendo llegado a la conclusión de que son un sistema de soles ubicadas en la constelación de Tauro, y que giran alrededor de Alción, la estrella mas grande y brillante del grupo.
Los mayas, para conocer las horas nocturnas se guiaban por Venus y la constelación de Las Pléyades. Debe tenerse en cuenta que hace 13.000 años, la posición de las estrellas no era como en la actualidad. En esa época, Vega (utilizada como Estrella Polar) se hallaba a sólo 6 grados del Polo norte y Aldebaran, de Las Pléyades, a 56 grados. Estos datos se encuentran grabados en un mapa celeste hallado en las cavernas de Bohistán al igual que una línea punteada uniendo el Planeta Venus con la Tierra.

Algunos astrónomos, otorgaron especial importancia a Las Pléyades y llegaron a la conclusión de que al menos 6 estrellas visibles forman un sistema físico, obedeciendo a un centro gravitatorio, girando como lo hacen nuestros planetas en torno al Sol. Nuestro Sistema Planetario forma parte del sistema de los soles pertenecientes al sistema de Las Pléyades, es decir, no son 6 soles los que giran en derredor del Alción sino mucho más, siendo el Sol el que ocupa la séptima órbita que recorre en 24.000 años divididos en dos períodos de 12.000 cada uno.
En concordancia, José Comas Solas, realizo un estudio especial de las Pléyades y descubrió que ellas forman un sistema, del cual nuestro Sol también forma parte, así como algunos otros soles, todos aparentemente con sus propios sistemas planetarios.
A principios del siglo XVII, el astrónomo inglés, Sir Edmund Halley, estudiando la posición de las estrellas notó que al menos tres de ellas no estaban en la posición registrada por los griegos. La diferencia era tan grande que hacía poco probable que los grandes maestros griegos hubieran cometido un error. Le pareció muy claro a Halley que dichas estrellas se habían movido dentro del sistema.
Por otro lado, Paul Otto Hesse en su libro "Der Jungeste Tag", también realizó un estudio especial del sistema de las Pléyades, confirmando que nuestro Sol forma parte de él. Encontró por ejemplo que a nuestro Astro Rey le toma 24.000 años completar una órbita alrededor de Alción.
Dividió dicho ciclo en dos etapas o períodos de 12.000 años cada uno; un periodo de 12.000 años de oscuridad, que estamos finalizando en estos momentos , seguido de un período de 12.000 años de luz; para nuevamente incurrir en 12.000 años de oscuridad y 12.000 años de luz, etc.
Hesse descubrió, además, que Alción tiene a su alrededor un gigantesco anillo o disco de radiación en posición transversal al plano de las órbitas de soles de sus sistemas, incluido el nuestro y que dicho anillo tiene un alcance efectivo de 2.000 años luz solares, o 759.864 billones de millas.
De lo anterior se deduce, que cada uno de los soles de dicho sistema, a su tiempo y obligadamente, tienen que cruzar dicho anillo o disco de radiación. La velocidad de cada Sol es distinta, y por lo tanto, se toman tiempos distintos para cruzar el anillo. En el caso de nuestro Sol, tarda cerca de 2.000 años en cruzarlo.
Este anillo, según Hesse, consiste de la descomposición, división o rompimiento del electrón, algo que hasta hoy todavía se desconoce en la Tierra. Al penetrar nuestro planeta en esta radiación serán excitadas todas las moléculas y átomos de todos los cuerpos existentes, sufriendo con esto una transformación de magnitud imprevisible.
La mencionada excitación molecular creará un tipo de luz constante no caliente; luz sin temperatura que no produce sombra, de tal manera que ni en las cavernas más profundas existirá la oscuridad (en nuestro interior humano tampoco habrá oscuridad). Todo, absolutamente todo el material, en su exterior e interior, quedará iluminado, sin sombras, a partir del momento en que nuestro mundo penetre de lleno en el Cinturón de Fotones.

Otro dato que confirma la teoría del paso de la Tierra por el Cinturón de Fotones, es el descubrimiento realizado por el profesor Piazzy Smith, el cual encontró que, trazando una perpendicular a las líneas del pasillo que conduce a la cámara subterránea, misma que con gran exactitud sigue la dirección del eje terrestre (eje polar), apuntando hacia la estrella polar, se llega a la estrella Alción (el sol central de las Pléyades).
Retrotrayendo matemáticamente a Alción hasta el meridiano de la Gran Pirámide, se observa que esta posición tarda en repetirse aprox. 26.000 años (25.694,25).
Esto no indica que necesariamente los constructores de las pirámides pertenecieran al ejército del Dios de Israel, y que las construyron en santa adoración; pero sí manifiesta abiertamente un conocimiento de los tiempos de nuestro sistema solar.

Una banda o Cinturón de Fotones fue descubierta en el espacio exterior en 1961, por medio de los nacientes instrumentos satelitales.

Las Pléyades son un cúmulo abierto de aproximadamente 100 estrellas con una edad estimada en 78 millones de años. Son estrellas muy jóvenes, mucho más que nuestro Sol, cuya edad se estima en 5 mil millones de años, y aún mucho más jóvenes que nuestro planeta Tierra.

Hay fenómenos que fueron reconocidos en el espacio sin que puedan producirse en la Tierra, pero debe haber una teoría consistente que haga encajar la explicación con lo observado. En este caso solo se menciona la "división del electrón" excepto cuando cambia de medio (vacío, gases, agua...) o cuando el trayecto es alterado gravitacionalmente. Cada partícula "ilumina" solo en la dirección en que va. Para que haya luz "por todos lados", dentro de este cinturón deberían haber fotones provenientes de todas las direcciones. Aún así, para que pueda haber sombra basta con que haya cosas opacas.

Al ingresar la Tierra al Cinturón de Fotones, pasará primero por un sector denominado Zona Nula, le tomará al planeta un día. Es una breve etapa de transición. Luego, entrará de lleno en una zona en donde la oscuridad será total; este paso tendrá una duración de aproximadamente tres días; en este período no existirá absolutamente nada de luz: ni del sol, ni de las estrellas,
ni del universo.

Pero veamos algunos efectos durante los 3 días de oscuridad: no habrá luz artificial, porque no funcionará ningún tipo de energía eléctrica, producto del hipermagnetismo existente. No podrán circular automóviles, los aviones no volarán, los barcos a motor estarán imposibilitados de navegar, los cohetes no podrán ser lanzados. Nada. nada funcionará, porque no habrá ningún tipo de energía natural que conocemos, ni la que es generada por el hombre, solo habrá oscuridad total, durante 3 días.

Posteriormente, viene otro día de transición, en donde todo se comenzara a iluminar, paulatinamente. Entraremos de lleno a un período de luminosidad total, que durará 2.000 años. exactamente el mismo que tiene el período cristiano. Nuestro Sistema Solar demora ese tiempo en cruzar el anillo fotónico de Alción. Tendremos luz total, las 24 horas del día, por 2.000 años.
La banda fotónica provocara una excitación molecular, originando un tipo de luz constante no caliente; luz sin temperatura, que no produce sombra, de tal manera que ni en las cavernas más profundas, existirá la oscuridad.

La luz no producirá sombra. Mientras un cuerpo opaco tenga la capacidad de absorber ciertas frecuencias de luz y reflejar otras, como suele ocurrir en el mundo real, producirá sombra y se calentará. La sombra no es una propiedad intrínseca de la luz, es simplemente el área donde la luz no llega; para producir sombra basta con bloquear la luz con algo opaco. La única manera de que no haya sombras sería entonces que nada pueda bloquear la luz,que ésta atraviese todo (como los neutrinos): el resultado sería que todo tendría una transparencia absoluta, es decir, que no podríamos ver absolutamente nada. La luz nunca llegaría a nuestros ojos por reflexión, solo llegaría cuando miremos directamente a la fuente. Si los fotones vienen de todas las direcciones, tendremos una visión de pura y absoluta luz blanca , como una ceguera, pero al revés.
Esto producirá, entre otras cosas, alteraciones en la fotosíntesis del reino vegetal, generando cambios importantes en la alimentación del ser humano, paso importante para su nueva evolución. Estos cambios también se manifestarán en nuestro ADN. Asimismo, aumentaremos nuestra frecuencia vibratoria; además, nuestro cuerpo físico será más sutil y no tan denso
como lo es actualmente. A nivel de conciencia, pasaremos de la tercera a la cuarta dimension,
dejando de lado la visión materialista y acercándonos más a la conciencia universal, terminando el individualismo y dando paso a un ser humano más solidario.

Con respecto a la llamada "conciencia universal", ninguna ciencia puede hablar sobre ella porque el concepto le es ajeno. Nos limitamos a citar las afirmaciones pseudocientíficas sin meternos en el contenido religioso/espiritual que siempre está presente en la New Age.
Pero en la parte religiosa del asunto no dejemos pasar por alto una frase: "El cambio no depende del hombre, somos los actores principales de este proceso, la fuerza del cambio viene desde ARRIBA.
Es inquietantes la insistencia en que la luz no producirá sombra. Mientras un cuerpo opaco tenga la capacidad de absorber ciertas frecuencias de luz y reflejar otras, como suele ocurrir en el mundo real, producirá sombra y se calentará. La sombra no es una propiedad intrínseca de la luz, es simplemente el área donde la luz no llega; para producir sombra basta con bloquear la luz con algo opaco. La única manera de que no haya sombras sería entonces que nada pueda bloquear la luz, que ésta atraviese todo (como los neutrinos): el resultado sería que todo tendría una transparencia absoluta, además, nuestro cuerpo físico será más sutil y no tan denso como lo es actualmente. A nivel de conciencia, pasaremos de la tercera a la cuarta dimensión, dejando de lado la visión materialista y acercándonos más a la conciencia universal, terminando el individualismo y dando paso a un ser humano más solidario.

Evolucionaremos a una nueva dimension a traves de una "Luz" especial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada